Los que se meten bajo la oscuridad del faldon

miércoles, 26 de octubre de 2016

De trinitarias maneras...

Han pasado casi tres siglos, y aún parece que no hemos aprendido nada. 

Seguramente, sea más bien "que no hemos querido". Han pasado ya casi tres siglos, y aún me preguntan, que hace el Señor en Besapié. Gustosamente contesto, una y otra vez, y no me cansaré de hacerlo. Así, al menos, daré cuenta de que las cosas no se hacen por gusto, aunque en el gusto esté el hacer bien las cosas.


El pasado día 24 de octubre (tenía que ser lunes), se celebraba el Solemne Besapié a Nuestro Padre Jesús del Rescate (para mí, el Señor de Granada), y se celebraba en 24 porque "por necesidades pastorales de la Parroquia de la Magdalena", no se pudo celebrar en su fecha, que es el 23 de octubre. Bien, hasta ahí, todo parece normal. Pero continúan las preguntas... ¿y qué pinta el Rescate en Besapié un 23 de octubre?


Pues no pinta nada más y nada menos, que es Festividad de Cristo Redentor, o también llamada Fiesta del Santísimo Redentor, vinculada a la Orden Trinitaria desde 1734. Sí, han leído bien. 1734, que ya ha llovido. Concretamente, un 11 de diciembre de 1734.


La Sagrada Congregación de Ritos "para promover más la devoción hacía el Santísimo Redentor, cuyo título es venerado en la Orden Trinitaria "de un modo especial", concedió a los Trinitarios Descalzos el oficio y misa del Redentor para el 23 de octubre. Actualmente, después de la última reforma litúrgica, este día tiene para los Trinitarios la categoría de "fiesta" Trinitaria del Santísimo Cristo Redentor "Día del preso y del cautivo".


No es por otra cosa, por la que se realiza un Solemne Besapié a Jesús del Rescate, cuya advocación ligada a la orden, viene a significar lo mismo que Redención, o Jesús Redentor. Este es el principal motivo de nuestra celebración, y mucho más aún, desde que pertenecemos como Cofradía Trinitaria a la Confraternidad de HHyCC Trinitarias de la Provincia Trinitaria del Espíritu Santo, también denominada España Sur. 


Orgullosos de nuestro pasado, de nuestra historia, y orgullosos de seguir dejando el legado histórico a nuestros cofrades, sean hermanos de la Cofradía del Rescate, o no, y a los que tengan que venir. De hecho, la advocación Rescate o Redención significan y son lo mismo. Es por ello que también muchísimas imágenes con la advocación de Redención o Redentor celebran actos extraordinarios en esta festividad. 23 de octubre. 


En mí Cofradía, (Jesús del Rescate) de la que soy hermano desde noviembre del 2003, desde hace ya unos años venimos trabajando para recuperar en Granada y sobre todo en el entorno más directo de nuestra Cofradía, la Historia y el Legado de la Orden Trinitaria, tuvieron presencia conventual en Granada en dos conocidos conventos, la Santísima Trinidad (hoy solo queda la fuente que estaba en el claustro, y que no es otra que la que da nombre a la plaza, Plaza de la Trinidad) y el Convento de Gracia, sito en la plaza del mismo nombre. Y en esas estamos, tratando de recuperar para Granada, parte de sus historia, escrita con carisma trinitario, con historia trinitaria y con carácter trinitario.



Y entre todas estas cosas, está la recuperación del Solemne Besapié y de las ofrendas de claveles rojos que se le hacían a aquella imagen del Verdadero y Milagroso Jesús Cautivo y Ultrajado de Moros Rescatado por los Padres Trinitarios Descalzos y que se veneraba ya en Granada allá por 1718. De trinitarias maneras... 
Han pasado casi tres siglos, y aún parece que no hemos aprendido nada...
Otro día, os hablaré de los años que el Señor del Rescate, estuvo en el Convento de Trinitarios Descalzos de Gracia... ahhh,  ¿que tampoco sabías que estuvo el Señor en Gracia?... ainssss... pobre "desgraciado"... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El palio más romántico de Granada - La Virgen de las Maravillas

El palio más romántico de Granada - La Virgen de las Maravillas
Foto cedida por Victor Ovies, de su web www.granadaphoto.com

El Misterio de los Misterios - La Santa Cena Sacramental

El Misterio de los Misterios - La Santa Cena Sacramental